Agosto 17, 2019, 15:16:57

Recetas de postres

Iniciado por Kelemvor Freshbane, Marzo 21, 2011, 21:17:41

Megapus

Sí­. Es más, hay que hacerlo  icon_pukerainbows

EbaN de Pedralbes

Cita de: Kelemvor Freshbane en Julio 04, 2012, 15:01:07
Recetas frikis icon_feliz

Quitando la comida asiática. ¿Que más se supone que es friki? Por que lo único que se me ocurre son dulces con formas frikis en plan cthulhu o superhéroes...
Fe en el Caos

Kelemvor Freshbane

No es cuestión del tipo de comida, habrá que hacer, como tu dices, formas frikis o hacer la preparación al modo friki.

Kelemvor Freshbane

Hoy vamos a utilizar la ciencia para hacer unas piruletas de azúcar que os van a dejar con la boca abierta. Lo bueno de este experimento es que una vez terminado ¡nos lo podemos comer!

El experimento consiste en aprovecharnos del proceso de cristalización para crear cristales de azúcar gigantes alrededor de nuestro palo de piruleta.

Para entender un poco cómo se produce ésta cristalización, os lo explicamos brevemente; Una sustancia forma cristales cuando sus moléculas se unen formando una estructura ordenada. Y ¿cómo podemos conseguir que las moléculas se unan? Pues vamos a poner muchas de ellas juntas para que haya más posibilidad de que choquen, osea, vamos a diluir todo el azúcar que podamos en un poco de agua. Algunas veces, cuando dos moléculas chocan, acaban juntándose, y una vez están juntas, atraen a otras moléculas que se unen también a ellas. ¡Así­ es como conseguimos hacer que los cristales crezcan!



Ingredientes y utensilios

1 vaso de agua
3 vasos de azúcar
1 tarro o vaso de cristal
Colorante lí­quido y sabores lí­quidos (opcional)
1 palo de brocheta o helado (de madera)
1 pinza de la ropa o para bolsas de comida

Preparación

En una cazuela, calienta 1 vaso de agua. Cuando empiece a hervir, añade 3 vasos de azúcar y remueve bien hasta que se disuelva todo. Ya tenemos nuestra disolución saturada.

Añade el colorante y el sabor que quieras. Deja enfriar unos 5 minutos.

Echa la mezcla en el tarro de cristal. Si han quedado granitos de azúcar en el fondo, procura que no caigan dentro del tarro.

Pon una pinza de la ropa que haga de tope en el palo y mételo en el tarro sin que toque el fondo (unos 2cm por encima).

Cúbrelo todo con un trozo de papel de cocina o albal para que no entre polvo, pero dejando un buen hueco para que se evapore parte del agua.

Ya solo nos queda ir mirando todos los dí­as cómo van creciendo nuestros cristales y si vemos que salen en algún otro sitio que no sea en el palo, los sacamos o cambiamos el lí­quido a un nuevo tarro.

Después de 5 a 7 dí­as deberí­an ser ya bastante grandes. Los podemos dejar hasta que tengan el tamaño deseado o hasta que dejen de crecer.

Por último, sacamos el palo y lo colocamos en un tarro vací­o unos minutos para que se seque.

TRUCOS

Si no tenemos palos podemos usar un hilo gordo atado a un lápiz que haga de tope. Tendremos que colocar un clip u otro peso en el otro extremo para que se introduzca bien en el azúcar. No queda como una piruleta pero nos vale como experimento.

Es mejor cambiar el tarro cada 3 dí­as, ya que el azúcar se va acumulando en las paredes del tarro y en la superficie. De esta manera hacemos que se siga concentrando en el palo.

Hay gente que recomienda mojar el palo y rebozarlo en azúcar antes de meterlo en el tarro. Yo esto lo he probado y fue un gran error, porque los granos de azúcar se sueltan y caen al fondo del tarro, fastidiando todo porque a partir de ese momento apenas se formarán cristales en el palo, irán todos al fondo.

Yo los palos los he cogido del Starbucks. Son de esos que tienen para remover el café, y van de miedo.

Aquí­ os dejo un ví­deo con todo el proceso:



Resultado

Es un experimento de lo más curioso y divertido que os recomiento a todos, mayores y pequeños. Eso por no decir la de usos que podemos darle. Podemos hacerlos sin colorante y darlos a nuestros invitados para endulzar el café, o para que los peques los usen en leche, dejándola de colores, o decorar tartas... Aunque sin duda alguna ¡lo más divertido es hacerlos!


Ví­a | www.cocinillas.es/2012/07/cocinillas-labs-piruletas-de-azucar-cristalizado/

Megapus

Interesante.

Me lo apunto para el "cócktel de bienvenida retrogamer"  icon_gusta

Megapus

Con música friki o para banquetes frikis, el caso es que sea algo por y para frikis.  icon_geek

Kelemvor Freshbane


Kelemvor Freshbane


Kelemvor Freshbane

Estaba tardando mucho en compartir con vosotros mi bizcocho "estrella”, y es que aunque ahora, si donde viví­s, hace calor y no apetece encender el horno, intentad aprovechar un momento en el que vuestra cocina esté más fresquita y lanzaros a prepararlo, porque éste sale fijo y a la primera, os lo aseguro.

Tener bollerí­a hecha en casa para desayunar, merendar o lanzar un pellizquito a cualquier hora del dí­a, no tiene precio..., y el olor que deja en casa es una maravilla. El queso mascarpone aporta una suavidad y esponjosidad a este bizcocho perfecta, que contrastada con el crujiente de la almendra tostada hará las delicias del que lo pruebe. Vamos a la receta...



Ingredientes
1 tarrina de queso mascarpone (250 grs)
1 yogur de limón (puede ser natural)
4 huevos L
200 gr. de azúcar
250 gr. de harina
90 ml. de aceite de girasol
2 cucharadas soperas de esencia de vainilla
1 sobre de levadura
1 pizca de sal
Almendras fileteadas para decorar ( aproximadamente 100 grs)
Preparación
Lo primero de todo, precalentad el horno arriba y abajo a 180º, y preparad el molde en el que váis a hornearlo.

El mí­o es rectangular, de 23 x 31 cm, si usáis uno redondo, que sea grande, de unos 26 cm de diámetro, para que el tiempo de horneado sea similar, y os quede más o menos de la misma altura.

Engrasad el fondo y las paredes del molde con un trozo de mantequilla, y forrarlo con papel de horno, que volveréis a engrasar. Si es cuadrado o rectangular, ponedle dos papeles en forma de cruz, así­ se desmoldará en un periquete. Si es redondo, forrad el fondo.

Ahora vamos a mezclar los ingredientes, que deberán estar a temperatura ambiente, intentad sacarlos una hora antes de la nevera. La harina mezclarla con la sal y la levadura y tamizarlas en un bol. Si tenéis un tamizador, pues fenomenal, si no, con un colador y listo...

Empezamos batiendo los huevos con el azúcar hasta que la mezcla esté cremosa y blanquecina, unos seis minutos. Hacedlo con batidor de varillas, si es eléctrico pues mejor que mejor...

Añadid el aceite y batid hasta integrarlo. Ahora añadid el yogurt y el mascarpone y mezclad bien. Echad las dos cucharadas de esencia de vainilla y después, poco a poco ir añadiendo la harina tamizada con la levadura y la sal. No batirlo mucho, lo justo para que esté todo mezclado.

Volcad al molde, dar unos golpecitos con el mismo encima de la mesa o encimera para eliminar burbujas de aire, colocad las almendras fileteadas y meter al horno durante unos 30 minutos. Cada horno es un mundo, asi que pasado el tiempo, insertad una brocheta de madera o palillo, y si sale limpia, ya está listo. Sacad del horno, esperad 10 minutos, desmoldad y colocarlo sobre una rejilla a enfriar.

Con Thermomix:

Batir los huevos con el azúcar 3 minutos, 37º, velocidad 3 y medio. Volver a programar 2 minutos a velocidad 3 y medio sin temperatura. Añadir el aceite y programar 10 segundos, velocidad 3. Añadir el mascarpone y el yogur y programar 10 segundos, velocidad 3. Añadir por el bocal la esencia de vainilla. Dejar la velocidad a 2 e ir añadiendo por el bocal a cucharadas la harina tamizada con la sal y la levadura.

Resultado
Un bizcocho esponjosí­simo, suave, delicioso, acompañado con un té con leche, como lo he tomado yo, o con el cafetito de la mañana o la tarde, una maravilla. Para conservarlo, podéis cortarlos en porciones y guardarlas en una caja metálica.

Tiempo: 40 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 2/5

Precio: 5 euros


Ví­a | www.cocinillas.es/2012/07/bizcocho-de-mascarpone-y-almendra

Kelemvor Freshbane

El otro dí­a compré una masa de hojaldre porque querí­a prepararos algo bueno y que fuera fácil de preparar y me decanté por estos croissant rellenos ya que en menos de 15 minutos los tenemos listos para un buen desayuno (o merienda, o cena, o lo que queráis)

Esta vez el relleno es de lo más sencillo aunque siempre podréis modificarlo a vuestro gusto y siempre obtendréis un gran resultado, quedan muy bien rellenos de salchichón, chorizo, patés variados, etc .



Ingredientes
1 Masa de hojaldre (en mi caso redonda)

8 Lonchas de Jamón de York

8 Lonchas de Queso

1 Huevo



Preparación
Lo primero que debemos ir haciendo es encender el horno, a una temperatura de 200 grados y dejar que vaya calentando.

Con la masa de hojaldre hay que cortar triángulos, en mi caso al ser redonda se corta como porciones de pizza y es más sencillo hacerlo y salen más o menos del mismo tamaño.

Ahora en cada "porción” añadimos el jamón y el queso y enrollamos empezando por la parte más grande hasta que quede redondeado y le damos la forma de croissant.

Una vez los tenemos todos, los ponemos sobre una bandeja con papel de horno para que no se nos queden pegados y los pintamos con huevo.

Sólo nos falta meterlo al horno durante aproximadamente 7-9 minutos y lo tendremos listo para sacar.



Resultado
Nos van a salir unos croissants calentitos que como desayuno o merienda están geniales.

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 4/5

Precio: 4€


Ví­a | http://www.cocinillas.es/2012/07/croissants-de-york-y-queso/

TinyPortal 1.6.3 © 2005-2019