Autor Tema: Noticias y consejos sobre salud  (Leído 41632 veces)

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
Noticias y consejos sobre salud
« en: Enero 23, 2011, 01:07:01 »
« Última modificación: Noviembre 08, 2013, 23:52:33 por Kelemvor Freshbane »

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
Diez motivos por los que el cáncer sigue siendo esquivo y letal
« Respuesta #1 en: Febrero 11, 2011, 02:36:55 »
Es una de las principales causas de muerte en el mundo y acaba con la vida de millones de personas cada año. A pesar de todo, los mecanismos por los que actúa el cáncer siguen siendo bastante desconocidos. Tratamos de analizar las claves que lo convierten en una enfermedad "maldita".


Así nace un tumor

El cáncer no es un tema agradable de conversación. Basta mencionar la palabra para que nuestro interlocutor tuerza el gesto y trate de hablar de otra cosa. Casi todos hemos tenido cerca algún caso y quizá es por ello que hablamos poco de la enfermedad y desconocemos en buena parte cómo funciona. Sabemos, en término generales, que se trata de una mutación de nuestras propias células y de un crecimiento anormal y descontrolado, pero ¿conocemos cómo se desarrolla y por qué sigue siendo tan escurridizo y letal?

En los últimos años han mejorado exponencialmente los tratamientos, se han acelerado los diagnósticos y en algunos casos se ha reducido de manera notable la mortalidad. Pero el cáncer sigue siendo un quebradero de cabeza para los científicos. Su naturaleza mutable y sus “trucos” para pasar desapercibido siguen haciendo difícil encontrar una manera eficaz de combatirlo. Éstas son algunas de las claves para entender por qué sigue siendo un desafío:

1. Todo empieza en una célula. Aunque el cáncer abarca más de un centenar de enfermedades distintas, una de las características que comparten todas ellas es que su origen está en una célula que, por decirlo de alguna manera, se “descontrola”. Todos los cambios que vendrán a continuación proceden de una alteración en este primer foco (a veces hay varios focos), un desequilibrio en el ciclo vital de la propia célula causado por una acumulación de pequeñas mutaciones que la llevan a proliferar sin control, a burlar la “muerte programada” y a extenderse por el organismo.

2. La célula se salta las normas. Para entender por qué se produce el cáncer conviene comprender cómo funciona una célula. En condiciones normales, las células se encuentran en un estado “quiescente” y no tienen por qué reproducirse. Las células más viejas se mueren y son sustituidas por otras, pero dentro de unos parámetros limitados y controlados. Tanto para reproducirse como para detener la duplicación, las células deben recibir una señal precisa y poner en marcha un protocolo muy estricto: de no ser así, por ejemplo, las células se reproducirían constantemente y no "cabrían" en el cuerpo, o no dejarían de crecer cuando está cicatrizando una herida, por ejemplo.

Este protocolo tan preciso es lo que se llama el “ciclo de la célula” y para que funcione debe haber un equilibrio entre los genes que activan cada fase (Proto-Oncogenes) y los que frenan el sistema (Genes Supresores de Tumores). Si la acumulación de mutaciones cambia uno de estos dos mecanismos, el sistema se altera y la célula empieza a dividirse sin freno, creando copias de su genoma dañado y dando lugar a un tumor. Si el tumor es benigno, los daños y la expansión de las células tumorales serán limitados; si el tumor es maligno, la proliferación será incontrolada y se extenderla más allá del propio tejido de origen. Es entonces cuando estamos hablando propiamente de un cáncer.

3. La célula se convierte en inmortal. A partir de ese momento, la célula tumoral se ha convertido en una especie de “forajido” que no respeta las normas del sistema. "El cáncer en el fondo es una célula avariciosa que decide crecer al máximo sin respetar al resto, usa y pervierte todos los sistemas de la célula", explica Roger Gomis, del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, a lainformacion.com. Mientras que las células normales esperan la señal para reproducirse, las tumorales producen sus propios factores de crecimiento y comienzan a duplicarse sin control. De la misma forma, las células tumorales empiezan a ignorar las señales para que dejen de crecer. Acaba de nacer un monstruo incontrolado que puede sobrevivir indefinidamente mientras tenga un entorno adecuado y pueda nutrirse.

Pero la otra vía principal por la que la célula se convierte en “inmortal” es porque esquiva un mecanismo de defensa de nuestro organismo conocido como “apoptosis”, o muerte celular programada”. “Todos los días mueren millones y millones de células en nuestro cuerpo”, nos explica Alberto Anel, del Laboratorio de Apoptosis, Inmunidad y Cáncer de la Universidad de Zaragoza, “si no desaparecieran, sería incompatible con la vida”.

De alguna manera, todas las células de nuestro cuerpo están programadas para autodestruirse cuando dejan de ser necesarias o sufren algún daño que las hace peligrosas. Para explicarlo de manera sencilla, se diría que las células son una especie de samuráis con un código de valores exageradamente estricto. En cuanto uno de los pasos no coincide con su libro de instrucciones, estos pequeños samuráis se suicidan y se quitan de en medio por el bien de la comunidad.

¿Qué ocurre con las células tumorales? Que esquivan el mecanismo de apoptosis ('sobreexpresando' proteínas que lo inhiben o dejando de expresar proteínas que lo inducen) y las células dejan de “suicidarse” a pesar de los fallos. Una vez garantizado que crecen sin control y que no las detiene la apoptosis, es esta proliferación desmedida la que produce consecuencias fatales. “Estas células tumorales son además muy indiferenciadas”, asegura Alejandro Riquelme, oncólogo del hospital Ramón y Cajal de Madrid. "Las nuevas células proliferan y no cumplen su función, y eso es lo que nos mata, porque ocupan el sitio y espacio de las células que sí cumplen su función".

4. El tumor se organiza para crecer y alimentarse (Angiogénesis). “Todo tejido necesita oxígeno para vivir”, explica el doctor Riquelme, “así que, a medida que crece el tumor, necesita nutrirse con nuevos vasos y estimula su crecimiento mediante un proceso denominado angiogénesis”. Este aspecto del tumor resulta inquietante para los profanos en la materia, pues se diría que busca la manera de aprovisionarse de recursos para seguir haciendo daño. Y son estas ramificaciones irregulares de los vasos que abrazan los tejidos son las que le valieron el nombre cáncer (cangrejo) desde la Antigüedad. En realidad, las células tumorales se limitan a segregar factores de crecimiento y consiguen crear unos nuevos vasos que tienen “características especiales”, según explica Riquelme.

"No son como los vasos sanguíneos normales, tienen fenestraciones (huecos), tienen un endotelio muy fino, crecen de forma desordenada…”, explica. “Como estas células se están nutriendo de unos vasos que son anormales, si consiguiéramos eliminar esos vasos conseguiríamos eliminar el tumor”. Y de hecho, algunos de los nuevos tratamientos contra el cáncer son los denominados antiangiogénicos que siguen esta estrategia.

5. El cáncer engaña al sistema inmunitario. Uno de los principales factores que impide a nuestro organismo defenderse de los tumores es que en realidad se trata de células de nuestro propio cuerpo. “Las células tumorales”, explica Lucas Sánchez, investigador del Centro Nacional de Biotecnología, “intentan evadir el sistema inmune, inhibir la presentación antigénica”, “Los linfocitos no responden ante nuestras propias células”, explica, “y una célula tumoral es tuya, los genes son los mismos que los de cualquier otra célula”.

De alguna manera, los linfocitos funcionan como una policía que va pidiendo el DNI a las células del organismo, y "cuando detecta a una que tiene en su interior elementos que provienen del exterior" (virus, bacterias…) procede a sacarla de la circulación. “Un mecanismo que usan las células tumorales”, explica Sánchez, “es esconder una proteína superficial (MHC) para pasar desapercibidas en el sistema inmune”. Ahora se trabaja en un tratamiento con otro tipo de linfocitos los NK (Natural Killers) que atacan directamente a los elementos extraños sin “pedir el DNI” y que, debidamente entrenadas, podrían atacar a los tumores.

6.  Darwinismo del mal (la selección de los más malos). Como alguna vez ha apuntado el prestigioso investigador español Joan Massagué, la lucha de las células tumorales contra el aluvión de mecanismos de autodefensa que tiene nuestro cuerpo termina por seleccionar a las más aptas, que en este caso son las más dañinas, capaces de sortear toda clase de obstáculos. “Lo que hace el sistema inmunitario”, explica Alberto Anel, “es lo mismo que hacen a veces los fármacos, seleccionar a las peores. Si el fármaco no vence, al final las que sobreviven son las células tumorales más agresivas". De hecho, si no funciona el tratamiento que has hecho a un paciente, sucede a veces que crece otra cepa tumoral peor, lo que se conoce como recidivas.

"Lo que sucede es que se crean subespecies de poblaciones que se seleccionan por ser más resistentes", explica Roger Gomis. "Y los más fuertes son mucho más fuertes que la población anterior". "Al final esto es Darwin" concluye, "es la evolución aplicada a un cuerpo extraño que dentro de nuestro organismo nos hace daño".

7. El cáncer aprovecha el sistema en su favor. Otro de los inconvenientes a la hora de combatir los tumores es que estos utilizan elementos del propio sistema de control en su propio beneficio. "El cáncer no inventa nada", nos explica Roger Gomis, "aprovecha sistemas presentes en las células y aprende a usarlos en su beneficio". Hace dos años, en un estudio conjunto con Joan Massagué, él y su equipo descubrieron que las células tumorales del pulmón son capaces de "pervertir" una molécula (TGFß) - que suele eliminar los tumores - para facilitar la metástasis. "Actúa favoreciendo la metástasis", dice Gomis, "les dice a las células de los capilares "abríos" y de esta forma puede extenderse a otros sitios".

Pero no es el único mecanismo de aprovechamiento del sistema. En ocasiones los tumores buscan maneras de evitar que las células inmunológicas puedan actuar contra ellos. En algunos casos alteran a los macrófagos y los transforman en otras entidades que les facilitan aún más el proceso de migración. "Se cogen del bracito de los macrófagos", resume Gomis, "que tienen facilidad para atravesar los vasos, y aprovechan esta capacidad para extenderse por otras zonas".

8. El tumor quiere expandirse (metástasis). La causa de muerte del 90% de los pacientes de cáncer es la tristemente conocida metástasis. En realidad no es más que el siniestro viaje de una célula tumoral a lo largo del organismo, por el circuito sanguíneo o linfático, hasta instalarse en un nuevo órgano. “Una célula tumoral sale del pulmón, por ejemplo, está dando vueltas por ahí tres o cuatro latidos y se instala en algún otro órgano”, explica Lucas Sánchez. El proceso puede durar desde unos meses hasta varios años dependiendo del origen del tumor original y de su agresividad, y provoca en España la muerte de casi 95.000 personas cada año para un total de unos 160.000 casos nuevos diagnosticados en el mismo periodo, según datos del Centro Nacional de Epidemiología publicados por El País.

"El problema de la metástasis", explica Roger Gomis, "es que, a diferencia del tumor primario, normalmente afectan a órganos vitales. El 90% de los tumores no afectan a órganos vitales, el ejemplo más claro es el melanoma: una peca más o una menos no es ningún problema, el problema es que esas células de melanoma accedan al cerebro".

¿A qué velocidad se expande y desarrollan estas células tumorales viajeras? No se sabe con certeza y hay células que "esperan" durante años antes de dar señales de vida. "Lo que es verdad es que las células en circulación mueren en una gran mayoría porque las presiones físicas y mecánicas que reciben las matan". "Si coges un ratón", ejemplifica, "y le inyectas un millón de células (y las pone por ejemplo de color azul) a las 24 horas no ves nada. Y tienen que pasar días, semanas o meses para que pueda ver una lesión metastática, porque al final sólo una crecerá. Esto lo que hace es que el proceso de metástasis sea muy ineficiente, pero cuando una célula lo consigue, es letal".

9. La enfermedad de las mil caras. Otro de los aspectos que convierten al cáncer en un enemigo esquivo es la cantidad de vías por las que se produce el crecimiento celular. "Cada vez que encontramos una vía que inhiba la manera de crecer de un tumor en concreto", explica Riquelme, "el tumor se escapa por otra vía". Las formas en que se desarrolla la enfermedad muta de manera permanente y por mil caminos. “En un cáncer de pulmón, por ejemplo, tenemos un tratamiento frente a un factor de crecimiento, la célula termina por hacerse resistente a ese fármaco porque hay una mutación nueva y debemos crear entonces un medicamento que inhiba esa mutación: y cada tumor tiene cientos de nuevas vías”.

Por esto mismo, cada cáncer es muy diferente de los demás, y hay que tratarlo de una manera distinta. Pero no es solo que el cáncer de pulmón sea distinto del de páncreas, sino que el propio cáncer de pulmón se desarrolla de formas muy variadas y en cada paciente tiene unas características particulares. "Cada cáncer es un mundo", asegura Gomis, "e incluso la metástasis de un paciente es distinta del tumor primario". “Cada caso responde de una manera distinta”, añade Alberto Anel, “en un paciente el tratamiento se cura y en otro al final acaba en una recidiva”. “Ahora es cuando se está sabiendo que cada paciente necesita un tratamiento”, nos cuenta el doctor Riquelme, “ahora estamos tratando el tumor determinado de cada paciente según la ficha genética concreta”.

10. Tratable pero no erradicable. Con todo lo que sabemos ya sobre el cáncer, tenemos claro que hay una serie de causas externas (el tabaco, las radiaciones…) que pueden evitarse y que algunas manifestaciones específicas podrán atajarse antes de que sea tarde. Los especialistas confían en conseguir convertirlo algún día en una enfermedad crónica, pero la eliminación total es imposible puesto que forma parte del propio funcionamiento de nuestras células. “Cada vez que nuestra célula se divide tiene que copiar una cadena de 3.000 millones de unidades”, explicaba Mariano Barbacid en una vieja entrevista con Muy Interesante. “No podemos evitar que se produzcan errores en la replicación de DNA… Se trata de errores en nuestro propio genoma, es intrínseco al ser vivo”.

10 +1. Una conclusión esperanzadora. Casi todos los especialistas consultados para realizar este artículo coinciden en que cuanto más sabes de cómo funciona el cáncer, más intrincado y terrible parece su mecanismo. “Cuanto más sabes, más miedo tienes”, reconoce el oncólogo Alejandro Riquelme, “y además nadie puede decir que comprenda perfectamente cómo se comporta la enfermedad”. En cualquier caso, apunta, hay muchísimos motivos para la esperanza: han mejorado los diagnósticos, los tratamientos, está aumentando la tasa de supervivencia de muchos de los tumores más terribles… "Cada vez hay más gente que sale adelante", dice Roger Gomis. "Hay que ser mucho más optimista de lo que se era hace diez o veinte años"

Cuando pensamos en recuperación, a mucha gente le viene a la cabeza el caso del ciclista Lance Armstrong, que es un buen ejemplo de cómo ha mejorado el tratamiento de la enfermedad de manera exponencial, según Riquelme. “Armstrong tenía un seminoma (cáncer de testículos), que hace unos años mataba a mucha gente”, recuerda. “A principios de los 80 se consiguieron remisiones completas incluso con metástasis pulmonar porque es un tumor que responde muy bien a la quimioterapia. De tener una mortalidad altísima, pasamos a una supervivencia que ronda o supera el 90% de los casos. Y todo esto en muy pocos años”.


Vía | http://noticias.lainformacion.com

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
18 puntos para hackear el cuerpo humano
« Respuesta #2 en: Febrero 17, 2011, 15:19:27 »

1 Si te pica la garganta, rascate el oido: Aunque pueda parecer estúpido, funciona. Al tocar los nervios del oído, se produce un reflejo en la garganta que causa que los musculo sufran un espasmo, así aliviando el picor.

2 Experiencia un oído supersonico: Si te cuesta entender lo que esta diciendo tu acompañante en la discoteca, girate y usa solamente el oído derecho. Es mejor para seguir los ritmos de la conversación. Por otro lado, el oído derecho es mejor para distinguir canciones que suenan en la lejanía o muy bajas.

3 Supera tu urgencia mas primaria: Si tu vejiga esta a punto de reventar y no hay un baño cerca, piensa en Jessica Simpson (o quienquiera que sea la chica de tus sueños). Pensar en sexo entretiene tu cerebro y elimina el estres de estar aguantando la orina.

4 Inyecciones sin dolor: Investigadores alemanes han descubierto que toser mientras te estan vacunando reduce el dolor. Al toser, aumenta la presion en el pecho y en la espina dorsal, inhibiendo los conductores de dolor de la medula.

5 Limpia tu nariz taponada: Olvidate de otros metodos. Con la lengua, presiona el paladar fuertemente de un lado a otro, y con un dedo presiona la parte superior de la nariz, por debajo del entrecejo. Esto causa que el moco que te impide respirar se mueva de adelante hacia atrás.

6 Combate los ardores sin agua: Si quieres aliviarte de los ardores de estomago nocturnos, duerme sobre tu lado izquierdo. Asi se crea un angulo entre el estomago y el esófago de tal modo que los ácidos no pueden pasar del estomago a tu garganta por pura acción de la gravedad.

7 Cura tu dolor de muelas sin abrir la boca: Tan simple como tomar un hielo y frotarlo por la zona con forma de V que esta entre el dedo pulgar y el indice, por la parte contraria a la palma. Esta demostrado que reduce el dolor en un 50% ya que esa zona esta conectada con los receptores de dolor de manos y cara.

8 Consigue que desaparezcan las quemaduras: No, lo ideal no es aplicar hielo o agua fria a la quemadura. Una vez te quemes, limpia inmediatamente la zona dolorida y aplica una ligera presión con un dedo de la mano contraria. Conseguirás que vuelva a la temperatura inicial y evitaras que aparezca la ampolla.

9 Evita que el mundo gire cuando estas borracho: Cuando bebes mas de la cuenta, el alcohol diluye la sangre de la cúpula (en tu oído, responsable del equilibrio) y hace que flote. Esto causa que tu cerebro empiece a estar confuso y pierdas el equilibrio y todo gire. Para evitarlo, coloca tu mano sobre algo completamente estable (el suelo, una mesa, la pared) para darle una “segunda opinión” al cerebro y evitar la perdida de equilibrio.

10 Evita el picor en los laterales del pecho al correr: Cuando corremos solemos respirar justo al apoyar el pie derecho, lo cual causa una presión sobre el hígado que se encuentra en la parte derecha del cuerpo. Esto crea un característico picor. El remedio, lo imagináis: respira al apoyar el pie izquierdo.

11 Alivia el sangrado por la nariz con un solo dedo: Apretar tu nariz y echar la cabeza para atrás es un buen remedio para evitar sangrar por la nariz si lo que quieres es ahogarte en tu propia sangre. El mejor remedio es colocar un trapo o algodón en la punta de la nariz y apretar contra el cartílago. La mayoría de sangrados comienzan ahí, y con un solo dedo podrás reducir el daño.

12 Haz que tu corazón pare: Cuando estas en tu primera cita o antes de un evento importante, tu corazón no parara de latir. Para aliviar esto, coloca tu pulgar en tu boca y sopla. El nervio que controla la frecuencia de latidos del corazón se puede controlar con la respiración.

13 Descongela tu cerebro: Cuando bebes agua muy fría o mucho helado de golpe, tu paladar alcanza una temperatura muy baja y tu cerebro lo interpreta como que el mismo se esta congelando también (estupideces del cuerpo humano), con lo que suele causar dolores de cabeza terribles. Para aliviarlo, coloca tu lengua contra el paladar, cubriendo el mayor espacio posible, para volverlo a su temperatura normal y aliviar el dolor de cabeza.

14 Previene la falta de vision en distancias cortas: Si estas poniendo tu vista en un punto cercano durante mucho tiempo (ie. la pantalla de tu ordenador) esto produce un estrés en tus ojos que hace que tu vista falle en distintas distancias. Para aliviarlo, cierra tus ojos, contrae todo tu cuerpo y sostén la respiración. Después de un rato, suelta la respiración y relaja tus músculos todo a la vez. Esto causara que otros músculos involuntariamente también se relajen, entre ellos los ojos.

15 Despierta a tus manos y pies dormidos: Muchas veces nos ha pasado que nuestras manos o pies se “duermen”, y generalmente no sabemos que hacer a parte de esperar. Pues ahora, cada vez que te ocurra, mueve tu cabeza de lado a lado, y se aliviara en menos de un minuto. Los brazos y manos dormidos son causados por presión en el cuello, con lo que moviendo la cabeza los nervios del cuello se soltaran. Para “despertar” tus piernas y pies, solo has de caminar unos segundos.

16 Impresiona a tus amigos: Este es quizá el mas interesante. Estando con tus amigos, pídele a uno que extienda un brazo lateralmente haciendo 90 grados con su costado. Coloca tus dedos sobre su muñeca y empuja hacia abajo, pidiéndole que aguante. Aguantara sin problemas. Ahora coloca una caja o un montón de revistas debajo del pie del mismo lado en que esta levantando el brazo, creando un desnivel entre ambos pies. Presiona ahora su brazo para abajo y no opondrá resistencia. ¿Que ha pasado? Has desviado su espina dorsal, y el cuerpo ha interpretado que es vulnerable. Cuando esto ocurre, nos rendimos y abandonamos cualquier tipo de resistencia.

17 Respira bajo el agua: Si te esta costando alcanzar ese peso al fondo de la piscina, antes de sumergirte haz varias respiraciones fuertes y rápidas, es decir, hiperventilate. Esto causara que el ácido de la sangre desaparezca, y ese es el principal causante de la sensación de ahogo, ya que el dióxido de carbono genera acidez. Este truco te dará unos cuantos segundos vitales.

18 Mejora tu memoria antes de un discurso: Si vas a dar un discurso mañana, léelo esta noche. Cualquier cosa que memorices antes del sueño se consolidara como un recuerdo de larga duración. Y esto también se aplica para los exámenes.


Vía | www.sacatraca.com

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
Aceite de oliva, ¿amigo o enemigo?
« Respuesta #3 en: Septiembre 11, 2011, 15:20:36 »

Hoy le toca el turno a este líquido tan apreciado entre nosotros. Es un alimento tan mediterráneo y tan nuestro que lo usamos a todas horas. Es uno de los mejores alimentos que podemos tener y hemos de sentirnos afortunados por ello ya que, por ejemplo, en Estados Unidos, no usan aceite de oliva puesto que tienen que importarlo de otros países donde hay en abundancia, como en el nuestro, y un poquito de aceite de oliva allí puede llegar a costar lo que a nuestros ojos sería una exageración. Sin embargo, a veces aparece como un enemigo y se puede pensar que es más saludable cocinar sin aceite de oliva y hacer todo a la plancha, cocido o al vapor.

Podemos contar muchas cosas sobre el aceite de oliva, empezando desde cómo se obtiene, acidez, tipos de aceite… pero lo que hoy queremos resaltar son otros aspectos no tan conocidos del aceite de oliva y que os pasamos a contar a continuación.

Composición


El aceite de oliva es una grasa, por lo que está compuesto, en su mayor parte, por ácidos grasos. Lo bueno de esto es que la mayor proporción de estos ácidos grasos son insaturados y, en concreto, el que más podemos encontrar es el ácido oleico. Entre otras cosas, los ácidos grasos insaturados, como ya hemos comentado un poco en otro artículo, es que aumentan el HDL y reducen el LDL o, dicho de otra manera, reducen el colesterol. Lo malo de estar compuesto mayoritariamente por ácidos grasos es que es un alimento que tiene muchas calorias (unas 900 por porción comestible).

También tiene vitamina E, una vitamina liposoluble que se encuentra, sobretodo, en todos los aceites vegetales. Esta vitamina tiene múltiples efectos en nuestro organismo como, por ejemplo, detiene la aparición de radicales libres lipídicos, dañinos para nuestro cuerpo.

Otros componentes a destacar son los tocoferoles, unas sustancias antioxidantes cuya función es atrapar radicales libres. De entre estos, es importante la presencia del tirosol en el aceite de oliva, que es el mayor antioxidante conocido hasta ahora y con el que se están haciendo numerosos estudios actualmente.

Efectos del aceite de oliva

En conjunto, el aceite de oliva tiene numerosos efectos beneficiosos en nuestro organismo. Aquí os contamos algunos de ellos:

Hace que el estómago se vacie más lentamente y ayuda a hacer una mejor digestión. Además, inhibe la seccreción ácida del estómago, por lo que es muy recomendable para aquellas personas que tienen úlceras. Además, estimula la producción de sales biliares, aumenta la absorción de minerales e inhibe la absorción de colesterol.

Como ya hemos indicado, aumenta el nivel de las HDL y disminuye el de las LDL, por lo que previene la formación de tapones en los vasos sanguíneos. Es antitrombogénico o, lo que es lo mismo, dificulta que se formen trombos (coagulos de sangre).

En el diabético mejora el perfil lipídico, disminuye la glucemia y puede llegar a disminuir las dosis diarias de insulina.

Por último, tiene efectos antioxidantes como ya hemos comentado, impidiendo la oxidación celular y, consecuentemente, previene de muchas enfermedades.

En conclusión, el consumo de aceite de oliva (sobretodo virgen) es muy recomendable. La única pega que tiene es su alto contenido en calorías, por lo que hemos de restringir su consumo, sobretodo en personas con obesidad y que quieran adelgazar.


Vía | www.cocinillas.es

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
¿Tenemos claro qué es el cáncer y cómo se origina?
« Respuesta #4 en: Octubre 02, 2011, 16:30:54 »
Entre mis lecturas diarias está el blog de Molinos. Precisamente hoy he leído su entrada “Escépticos: el programa“  y me ha llamado mucho la atención el siguiente párrafo:

Lo difícil es hacer este mismo programa sin sacar a la chalada de las flores de bach, ni al de la acupuntura, ni al de la limpieza de colon, sino sacando a médicos, terapeutas y demás contando como la medicina “cura”, como no es una cosa de magia, Enseña como la medicina no es una estrategia maligna de las farmacéuticas para hacerse con el control del mundo. Muestra como la medicina es una ciencia estudiada, comprobada y una suma de trabajos y esfuerzos a lo largo del tiempo. Cuenta como “cura” la medicina, eso es lo que tienes que hacer para transmitir ciencia e información. Y cuéntalo bien, de manera entretenida, dinámica y didáctica. Eso es muy difícil.

Como crítica constructiva este párrafo me parece estupendo, es el acicate necesario para mejorar las cosas y darnos cuenta de que para divulgar no sólo hay que meter el dedo en el ojo del pseudocientífico, sino al mismo tiempo explicar qué hacemos los científicos, cómo “funciona” lo que hacemos y estudiamos.

Empecemos…

El cáncer es más viejo que la pana. Se lanzan muchos mensajes de prevención, cuidarse uno mismo,se afirma estamos avanzando en la lucha contra él…pero no todo el mundo tiene bien claro qué es ni cómo luchamos los sanitarios contra él.

Para entender el cáncer tenemos que hablar primero de nuestras células. Tenemos millones de ellas en el organismo, haciendo cada una su trabajo y regenerándose  cuando llegan a un punto en el que no pueden funcionar con eficacia. Ese proceso de regeneración se da fundamentalmente en dos grandes etapas: muerte y destrucción de la célula vieja que ya no puede más, conocida como apoptosis, y generación de una célula nueva a partir de otra que está en plena forma, conocida como ciclo celular.


Hace un tiempo, Sonicando describía el ciclo celular como una lavadora: se moja la ropa, se enjabona, se enjuaga, se echa suavizante, se enjuaga, se centrifuga, etc. La lavadora controla cuánto tiempo dura cada fase, cuándo se inicia cada una y en qué orden van. Lo mismo ocurre con una célula, que para poder dividirse en dos tiene ciertas fases muy controladas, recibe órdenes para empezar cada fase, se revisa cada una de ellas ha ido bien y se asegura que no hay anomalías que obliguen a parar el proceso. Quienes vigilan que no haya fallos son genes que producen determinadas proteínas, las cuales vigilan atentamente ese ciclo.

Si todo lo anterior va bien, la célula se divide en dos. Si hay algún pequeño fallo entre fase y fase, los genes ordenan parar ese ciclo para enmendar el error. Y si los daños son graves y se pierde el control del ciclo celular…esa célula defectuosa se divide y divide sin parar, originándose ese temido cáncer, ese conglomerado de células malignas que crecen exponencialmente, sin orden ni concierto. Y sin descanso tampoco.

¿En qué nos afecta a nosotros ese grupo de células malignas, ese cáncer? En varios puntos:

1. No cumplen con sus funciones, con el perjuicio que nos acarrea el que, por ejemplo, no sinteticen determinadas proteínas  ni ayuden a fabricar determinadas hormonas o lo hagan mal, desajustando el metabolismo y equilibro de nuestro cuerpo.

2. Al crecer de forma desordenada se forma un mazacote que comprime a las células vecinas. El ejemplo más claro: un cáncer de estómago que lo obstruya e impida que entren alimentos.

3. Son células que producen unas determinadas proteínas que dan lugar a un estado de extrema desnutrición conocido como caquexia e inhiben el apetito.

4. Ocasionan un intenso e insoportable dolor al infiltrarse esas células cancerígenas en el músculo, los huesos o los nervios sanos. No debemos olvidar que el dolor es uno de los mecanismos que tiene el cuerpo para avisarnos de que algo no va bien.


Vía | http://mondomedico.es

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
Quimioterapia: al enemigo ni agua
« Respuesta #5 en: Octubre 02, 2011, 16:31:33 »
Cuando se comprende cómo se origina un tumor, lo siguiente que nos preguntamos es cómo podemos luchar contra él. En este artículo voy a comentar los métodos que tenemos, centrándome principalmente en la quimioterapia por ser el arma de batalla que más comentarios y controversia suscita.

Frente a un cáncer tenemos las ideas claras: hay que eliminarlo y, sobre todo, hacerlo antes de que metastatice. Una metástasis no es más que un cáncer secundario, células malignas de un cáncer que se han desprendido de él, han viajado por la sangre o el líquido linfático a otra parte del organismo y se han reproducido a toda velocidad formando otro mazacote. Por eso los médicos cuando sabemos que hay un tumor buscamos desesperadamente indicios de que haya metástasis, ya que las decisiones que tomemos diferirán enormemente en función de ello.

Nuestras armas de batalla son 3: cirugía, radioterapia, quimioterapia. La primera, la cirugía, la usamos cuando tenemos tumores bien definidos, compactos, que no tienen muchas ramificaciones y sabemos que podemos extirparlos enteros o casi enteros. La segunda, la radioterapia, la empleamos en casos en los que es complicada la cirugía o es menos dañino irradiar, destruyendo las células sin tener que cortar y coser. Y la tercera, la quimioterapia, es la encargada de quitar de enmedio a cánceres diseminados, difíciles de eliminar con cirugía o radioterapia. El ejemplo más claro lo constituyen los cánceres hematológicos,¿cómo eliminamos glóbulos blancos defectuosos?

¿Recordáis el anterior artículo, en el que os contaba cómo se originaba un cáncer? Pues bien, los fármacos quimioterápicos no hacen más que poner palos a la rueda para pararla. Puesto que el ciclo celular se ha descontrolado, los quimioterápicos hacen todo lo posible por frenar esas células malignas e impedir que se sigan reproduciendo. Sus mecanismos de acción son de lo más variado, rompiendo su metabolismo y asfixiando a esas células, destrozando el ADN de esas células e impidiendo que se reproduzcan, bloqueando su maquinaria e impidiéndoles que produzcan proteínas y, por tanto, puedan hacer daño. Se trata de bloquear una de las fases de ese ciclo celular descontrolado para pararlo a cualquier precio.

Todo esto está muy bien, pero tiene un fallo: los quimioterápicos sólo pueden actuar sobre CÉLULAS ACTIVAS, es decir, que estén en fase de reproducción. No afectan a las células que están en reposo, llamadas células quiescentes. Esto, queridos lectores, es lo que explica por qué se le aplica a alguien un ciclo de quimioterapia y hay que esperar un tiempo para ver si realmente ha sido eficaz y se lo ha cargado todo o casi todo. ¿Cómo resolvemos ese problema? Administrando junto con ese fármaco quimioterápico un inductor celular, forzando a esas células quiescentes a reproducirse.

Quiero incidir en un punto: la quimioterapia actúa sobre todo el organismo. Todo. Eso quiere decir que actuará sobre células malignas, pero también sobre células sanas. Afectará principalmente a las células que más rápidamente se reproduzcan, como esas células tumorales y, por ejemplo, las células que hallamos en nuestra piel o nuestro pelo, lo cual explica ese efecto secundario tan temido y que llama tanto la atención, la caída del pelo y el mal aspecto de la piel.

Tras leer el artículo seguramente os preguntéis por todos esos correos de reenvío tan bonitos en los que os aseguran que el limón, el bicarbonato y otros productos curan el cáncer, no son tan dañinos como la quimioterapia, son más baratos pero hay una conspiración urdida por empresas farmacéuticas y médicos para ganar mucho dinero. Pues bien, para entender que es una falsedad hay que recordar que cuando introducimos una sustancia en el organismo ésta actúa a nivel global, no sólo en el órgano que nos interesa. Ejemplos: al tomar un antihistamínico no sólo nos libramos de los molestos síntomas de la alergia, sino que tenemos sueño; cuando inhalamos un broncodilatador  no sólo se nos calma la asfixia del asma, sino que nos entra taquicardia. Pues bien, si introducimos limón o bicarbonato y se les presupone un efecto anti-cáncer, ¿cómo es que no se nos cae el pelo ni se nos ponen la piel y las uñas feas?

Espero que hayáis comprendido por fin cómo funciona la quimioterapia y que nunca más dudéis al recibir un correo en el que os aseguren que tomar tal producto natural cura el cáncer.


Vía | http://mondomedico.es

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
¿Por qué me tengo que vacunar todos los años de la gripe?
« Respuesta #6 en: Octubre 07, 2011, 04:53:53 »
Lo sé. Médicos y científicos os tenemos mareados con el tema de las vacunas. Vacuna sí. Vacuna no. Vacunas para toda la vida. Vacunas que hay que ponerse dosis de recuerdo. Y vacunas que hay que ponerse anualmente.

Para intentar desenmarañar semejante lío vamos a empezar desde el principio de los tiempos, un poco después de que los dinosaurios corretearan por la Tierra.

Nuestro sistema inmune tiene una tarea delicada: defendernos de todo lo extraño. Para ello cuenta con un ejército de base de glóbulos blancos que reconoce lo extraño y ataca de inmediato sea lo que sea (inmunidad innata) y un ejército de alto nivel, mucho más agresivo, que se especializa en un elemento extraño en cuanto entra por primera vez, aprenden quién es y cómo viene (inmunidad específica).La inmunidad innata es inmediata, instantánea y poco específica, ataca a lo que se mueva y no guarda memoria de cómo era ese elemento extraño que entró en nuestro cuerpo. La inmunidad específica tarda un poco más y ese tiempo que tarda puede ser importante en algunos casos…por ejemplo cuando ataca el virus de la polio.

Como sabemos que es mejor prevenir que curar, no queremos esperar a que nuestro organismo se encuentre por primera vez con un microbio y ese ejército de alto nivel adquiera especificidad contra él, sino que esté ya preparado para no perder tiempo y, más importante, no llegar a un punto crítico de no poder con la propagación de ese microbio y ser incapaz de contener la infección, con el riesgo de secuelas o muerte. Para ello usamos las vacunas, que no es más que enseñarle una parte de esos microbios para entrenar a los glóbulos blancos y estén ya con el fusil en la mano al más mínimo intento por su parte.

Las vacunas se hacen con microbios atenuados (se han suavizado enormemente y apenas tienen capacidad para hacer daño), fragmentos de su envoltorio o esos mismos microbios muertos. Lo que nos interesa es enseñarlo para que el sistema inmune “se quede con su cara” y fabrique glóbulos blancos especialmente diseñados para atacarles.

Hasta aquí todo suena bonito y razonable. ¿Y por qué me tengo que vacunar todos los años de la gripe? ¿No se supone que al vacunarme un año ya estoy inmunizado para siempre? Teóricamente sí, pero tiene truco…y es que al hablar del virus de la gripe hablamos en realidad del virus influenza, que puede ser de tres tipos (A, B, C). Los tipos A y B son los más frecuentes. A su vez, esos tipos se dividen en cepas según qué cubierta de proteínas tengan. ¿Adivináis por dónde van los tiros? Sí: hay dos proteínas principales en la cubierta del virus influenza, llamadas Hemaglutinina y Neuraminidasa, que según el tipo (se clasifican por números) y cómo se combinen entre sí darán lugar a una cepa del virus, por ejemplo H1N1 o H1N5. Si nosotros nos vacunamos contra una cepa…no estamos inmunizados contra otra. Cada año hay varias que se ponen de moda, son las que más circulan por el mundo y contra las que se hace la vacuna.

Todo lo anterior explica por qué el vacunarnos de la gripe nos libra en gran parte pero no 100% de padecerla, ya que nos puede atacar una cepa del virus que no esté incluida en la vacuna. Por qué hay que revacunarse cada año. Por qué el Ministerio es tan pesado con la campaña de vacunación para los grupos de riesgo.

Para más información aconsejo revisar el blog “Gripe A: ante todo mucha calma“, con buenos documentos e información rigurosa y contrastada por un grupo de médicos que en su momento intentamos tranquilizar y hacer saber.


Vía | http://mondomedico.es

Desconectado MrOizo

  • Master Troll
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 11793
  • Sexo en Ankh-Morpork Me Gusta!
Re:¿Por qué me tengo que vacunar todos los años de la gripe?
« Respuesta #7 en: Octubre 07, 2011, 05:14:34 »
Recuerdo la tabarra que estuvieron dando con el rollo de la Gripe A... Y todos los demás productos que se sacaron para "protegernos" de ella, en plan cremas para las manos que desinfectaban y tal y más cositas. Se supone que a los únicos a los que realmente afectaba esta cepa era a los que ya de por sí eran especímenes débiles, es decir, gente con las defensas bajas por cualquier motivo, ya fuese por otras enfermedades, de tipo crónicas o no, por estar embarazadas, etc.

Se da por hecho de que a toda la población, si no a la mayoría, les ha afectado la Gripe A y sin embargo no nos ha afectado de manera distinta que cualquier gripe. Sin duda dieron refuerzo mediático a este fenómeno viral y mucha gente se aprovechó de ello mientras otros se "cagaban" de miedo.

Por una minoría que podía ser afectada seriamente por esa variante sembraron el terror en todo el globo. Yo ni me vacuné ni hostias, y ni mi hijo ni nadie cercano a mi tampoco y estamos sanos y fuertes como robles!  icon_fuckyea.
Groobab, DM Troll de D&D nivel 51


Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Fusiomante profesional
  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 44707
  • Come together, together as a one...
Re:¿Por qué me tengo que vacunar todos los años de la gripe?
« Respuesta #8 en: Octubre 07, 2011, 05:22:58 »
Fue para sacar dinero, está claro. Yo tampoco tome ningún tipo de medida.

Conectado EbaN de Pedralbes

  • Desbigotao
  • Hombre Lobo
  • *
  • Mensajes: 7627
  • Fe en el Caos
Re:¿Por qué me tengo que vacunar todos los años de la gripe?
« Respuesta #9 en: Octubre 07, 2011, 15:41:59 »
Mi hermana si que pillo la gripe A pero no le paso nada. Con medicación y buenos cuidados (Hospital de Levante ya que ella paga la seguridad privada por temas varios de salud que tiene) se sale adelante.
Fe en el Caos