cuentos apócrifos 5

Iniciado por sufiazafrán, Mayo 16, 2018, 22:03:19

sufiazafrán

Buenas gente:

Hoy os traigo los desvarios de un autoproclamado sabio que aprendió la historia de Zzabur, el profeta sin nombre. Estas son las conclusiones a las que llegó tras años de investigación:

Exégesis, o la danza de Arachne Solara.

Llevo toda la vida releyendo este texto intentando encontrarle algún sentido, algún lugar en las enseñanzas de San Rokar y Siglat el sabio. Los seguidores del primero casi me queman por hereje y los segundos me despacharon con cumplidos condescendientes, argumentando que no entendí­a el gozo del corazón. He seguido las palabras de Hrestol y He buscado en los antiguos grimorios zzaburitas.  Los sabios de Sogolotha Mambrola me miraron con suspicacia y esquivaron mis preguntas, pero los grimorios arrojaron algo de luz, e incluso conseguí­ interesar a alguno de los zzaburi de Arolanit con mis teorí­as. Uno me reveló que ellos mismos no sabí­an muy bien qué habí­a pasado con Zzabur y muchos estaban resentidos porque se les abandonó sin ninguna explicación, sin razón lógica que lo justificara.

Mi colega, a quien no nombraré por respeto a sus deseos, se dignó entablar una discusión conmigo, en la que llegamos a conclusiones harto interesantes. Acordamos reproducirla aquí­ con total fidelidad de palabra y acción. Así­, me limito a copiar aquí­ nuestra conversación para mayor gloria del Dios invisible:

-   De acuerdo, malestin. Tus servicios han demostrado ser útiles, así­ que, tal como te prometí­, aquí­ estoy para debatir tus desvarí­os. Repí­teme una vez más tu teorí­a. Veamos si le encuentro algún sentido.

-   Veamos, si lo que dice el texto es cierto, el autor no es otro que Ostorius Archmagus, del que se sabe que fue discí­pulo de Zzabur, posiblemente uno de los pocos seres que habló con el antes de completar el ritual.

-   Ostorius es un hereje que rechazó las palabras de Malkión, pero por lo que sé sus conocimientos son vastos y era el favorito de Zzabur... si es que la mente de un erasanchula era capaz de aprehender tal concepto. Además, nunca supimos de qué parte de Brithos provení­a, era muy reservado al respecto. De acuerdo, supongamos que eso es así­, ¿Cómo es posible que Ostorius llegara aquí­? ¿Por qué no desapareció con Brithos?

-    Bueno, es una buena pregunta, sin duda. Has comentado algo que desconocí­a, ¿es cierto que era su favorito?

-   Algo parecido.

-   Siendo así­, es posible que mantuvieran algún contacto mágico. Quizá Zzabur le comunicó sus últimas palabras y por alguna razón que desconocemos guardó el secreto para sí­ mismo. Ya sabéis que yo encontré este texto en una situación bastante apurada y la persona que me lo cedió perdió su vida para conseguirlo.

-   Podrí­a ser, un contacto entre Brithos y Seshnela serí­a algo sencillo para el mago supremo. Continúa exponiendo tu teorí­a.

-   De acuerdo, veamos, los textos neo hrestolianos y rokari...

-   No me hagas perder el tiempo, malestin. Esas herejí­as han manipulado tanto el mensaje que ya ni lo recuerdan.

-   Pero Siglat tuvo una visión, así­ como Rokar...

-   Por supuesto y a Rokar lo quemaron y su "visión” no se extendió de verdad hasta que Bailifes el usurpador tomó el trono al asalto. En cuanto a Siglat, es muy fácil ser profeta cuando no hay nadie que te pueda rebatir, su reino floreció durante la prohibición sí­ndica, ¿recuerdas?

-   Errm... de acuerdo, de acuerdo. Perdonad mi asombro, pero nunca habí­a oí­do hablar con tamaño desprecio de las enseñanzas de los maestros. Hrrmm, cof, cof. De acuerdo, dejadme no obstante mencionarlas para seguir el hilo.

-   Muy bien, malest. Continua.

-   Como decí­a, los textos neo hrestolianos y rokari apenas mencionan a Zzabur. Bien es cierto que se estudian sus escritos, pero siempre como manuales para aprender magia, no como textos sagrados que nos revelan las palabras del dios invisible. Por lo que sé, toda la magia proviene de Zzabur, incluso la de los herejes estigianos y henoteí­stas. Es decir, es un pilar esencial de nuestra fe, gracias a sus enseñanzas aprendimos a realizar los milagros que la fortalecen, ¿imaginas lo difí­cil que serí­a hacer creer a la gente si no fuera por las enseñanzas de Zzabur? Y aun así­, apenas se le menciona, no le consideramos un profeta ni un santo Y por eso se le llama el profeta sin nombre.

-   Pero el texto es falso, porque Malkion no abandonó a Zzabur. También lo sitúa en el final del quinto movimiento, lo que no tiene sentido, porque murió como Malkion el Sacrificio.

-   Bien, aquí­ es donde viene la parte interesante. Creo que Malkión el sacrificio no murió, sino que sobrevivió a los demonios del sacrificio y vivió en penitencia, hasta que participó en lo que los bárbaros llaman la batalla de Yo luche, nosotros ganamos. ¿No tiene sentido acaso, que la esencia de Malkión quedara en el tejido del universo como un sacrificio propio, que alcanzara el solaz tras la redención, en lugar de alcanzarlo muriendo despedazado por el caos?

-   Pero...

-   Esperad, esperad, tan solo dejadme terminar. Bien, mi teorí­a es que Malkión sabí­a lo que vení­a. Sabí­a que el quinto movimiento se producirí­a, y realizó el papel que le tení­a deparado el destino para mantener el mundo vivo. Ya sé que vuestros grimorios dicen que fue Zzabur quien realizó el ritual y acabó la era glacial, pero no debemos olvidar que los textos que mencionan esto son Zzaburitas de la primera era, por tanto, ya pertenecen al tiempo. Lo que realmente ocurrió ha desaparecido de los anales de la historia. Siguiendo mi razonamiento, Malkion sabí­a lo que le deparaba el destino, por tanto, que la degeneración del pensamiento era imparable. Malkión lo entendió y entonces cambió su mensaje. Cuando la degeneración comenzó, se percató de que el mundo de lo mortal y de lo inmortal se separarí­an, e intentó preparar a sus hijos para ello. Algunos aceptaron, pero la mayorí­a lo marcó como hereje, ¡siguiendo su propia ley! ¿No es paradójico? Quiero decir, creo que Malkión profetizó el solaz del alma viendo que sus hijos sufrirí­an si seguí­an pensando como en el primer o segundo movimiento. Entonces se produjo un cisma del que no tengo ninguna prueba, salvo este texto. En efecto, si hubo un cisma, es lógico que Zzabur permaneciera en el reino de la lógica, al fin y al cabo, él ERA la lógica, pero Malkión era el pensamiento, él no se limitaba al pensamiento lógico, sabí­a aplicarlo, supo transformarlo y que siguiera siendo lógico, aunque hiciera cosas que iban en contra de las primeras leyes que pronunció.

-   Entonces decí­s que Zzabur usurpó el puesto de su padre.

-   No, por supuesto que no. Nadie puede usurpar un poder que está dentro de ti. El poder de Malkión no estaba en el reino de la lógica, sino en su capacidad de adaptar el pensamiento al cambio. Al fin y al cabo, ¿Qué es más lógico, adaptarse al cambio, o permanecer fiel a unas leyes que se comprueban erróneas una y otra vez? Entonces, como dice el texto, Zzabur permaneció en Brithos siendo el gobernante de facto, pero viéndose a sí­ mismo como un representante de Malkión el fundador. Entonces éste dejó su tierra con los que decidieron seguirle y fundó Malkonwal. Allí­ todos seguí­an viviendo exactamente igual que en el reino de la lógica, tan solo existí­a la diferencia de que no eran ateos. Entonces llega el momento del ritual en el que Malkión el sacrificio supuestamente muere y, la batalla de Yo luché, todos ganamos, donde creo que Malkión se sacrifica y alcanza el solaz por medio de la redención. No obstante, Zzabur y el resto, que ya podrí­amos llamar brithinos, quedan atrapados en el mundo mortal, donde las leyes perfectas de Malkión siguen sin funcionar. Su reino de la lógica se ha perdido y ahora, a pesar de que siguen siendo inmortales, pues son los auténticos malkionitas, ven cómo todo degenera a su alrededor y al final muere, ¡y lo sienten en sus seres!

-   Se lo que quieres decir solo con mirarte, molest, créeme.

-   Y es algo que os enloquece ¿verdad? Eso y el continuo miedo a la muerte, a separaros del camino y perderos en el vací­o.

-   He accedido a escucharte pero nada más, molest. No tientes a la suerte.

-   Hrrrrmm... Os pido disculpas. Creedme, no tengo ningún interés en ofenderos, sino en seguir con mi teorí­a. Bien, lo que creo es que lo que narra este texto, si de verdad ocurrió, tuvo que ser antes del bloqueo, más o menos por el 900 T.S., por aquel entonces, de nuevo como muestra el texto, Zzabur estaba... no sé, ¿exhausto, desesperado, perdido...? Nueve siglos viendo como todo muere a tu alrededor, pensando que tu padre te ha abandonado y lo que es peor, ¡Que ha elegido a otro para enseñarle el camino! Entonces, dejándose llevar por la pena, viendo que el don de la magia se perdí­a entre los mortales, que seguramente eran incapaces de entenderlo, pues sus mentes no estaban preparadas para la razón pura, y que aquellos que mayor uso hací­an de él eran los corruptos aprendices de dioses, que habí­an violado las enseñanzas de los profetas, decidió realizar un ritual de destrucción pura que acabara con todo el imperio del mar medio, algo mucho más devastador que el Bloqueo. Es lógico pensar que Arachne Solara fuera quien lo visitara para cambiarle de idea. Y entonces llegamos a las profecí­as de Arachne Solara sobre lo que hará Zzabur, ¿entendéis? ¡Este texto da a Zzabur el lugar que se merece! ¡Realizó el ritual, como su padre, una búsqueda heroica en toda regla; se sacrificó por los suyos y encontró la redención! ¡No se llevó Brithos, sino que todos ascendieron y Zzabur se convirtió en el poder de la fe! ¡Por eso tenemos la magia y estudiamos su mensaje, por eso aún creemos en el camino, aunque sea de forma imperfecta!

-   Tranquilo, molest. Tu teorí­a sigue teniendo muchos fallos. El más obvio consiste en que la magia nunca desapareció, éramos perfectamente capaces de realizar nuestros "milagros” como tú los llamas, sin ningún problema. Los que no podí­an eran los demás, que se habí­an desviado del camino de Malkión.

-   Pero al final el propio Zzabur aceptó la verdad de su padre, ascendió y alcanzó el solaz del alma. Si él era vuestro maestro, ¿cómo podéis seguir llamándoos verdaderos malkionitas? El también traicionó las leyes de su padre y os abandonó, ¿no es cierto?

Después de ese comentario mi colega me invitó a marcharme de Arolanit ipso facto, so pena de convertirme en un sapo. Ante tan potente argumento no pude sino ceder, por lo que mis investigaciones en Arolanit acabaron en ese punto.

Mientras salí­a apresuradamente de la tierra de los brithinos, escoltado por cinco horali fuertemente armados y un talar que se encargaba de que no tocara ni hiciera nada inapropiado, tuve la suerte de parar en una posada en la que pude presenciar una escena cotidiana que confirmaba, una vez más, mis teorí­as sobre el extraño texto. Se trataba de una madre riñendo a su hijo por alguna travesura sin importancia. Me llamó la atención que la mujer no gritara ni intentara aleccionar al muchacho con un correctivo. Simplemente se puso frente al niño, a menos de una pulgada, y contó doce pasos caminando hacia atrás.
Después miró fijamente al niño, completamente inmóvil. El diablillo estaba berreando a la vez que golpeaba el suelo con sus puños con un llanto incesante de un agudo que me resultó harto enervante. La mujer, por su parte, permaneció inmóvil, esperando una reacción que sabí­a llegarí­a. Cuando el niño finalmente desvió la mirada de su llanto histérico para buscar a su madre, sus ojos se encontraron, y esta dio un paso, levantando ligeramente los brazos. Al poco rato la reacción se repitió y la madre se aproximó una vez más.

Parecí­a que con cada paso el niño bajaba un poco la voz y los intervalos entre berrinches se acortaban notablemente. Cuando la madre iba por el octavo paso percibí­ algo en la mirada del niño, algo muy parecido al miedo. Cuando la madre completó el duodécimo paso se encontraba, de nuevo, a una pulgada del muchacho, que la observaba inmerso en un terror hipnótico que no le permití­a dar salida a su pánico. Con los brazos levantados por encima de la cabeza y arqueados hacia delante, la mujer parecí­a talmente una araña a punto de atacar, pero estaba sonriendo con amabilidad. Era una escena harto inquietante, no creo que ninguna mujer de mi familia hubiera estado de acuerdo con tales métodos.

Finalmente, abrazó al niño, rodeándolo con los brazos poco a poco. Cuando se separaron, el muchacho miraba a su madre con el rostro sereno, sin enfado ni miedo. Ella le dijo algo que no entendí­, y se dirigieron juntos hacia la cocina. El niño siguió a la mujer con total obediencia y en completo silencio.

Más adelante pude preguntar acerca de este extraño ritual y conseguí­ descubrir que se trataba de un pequeño conjuro para calmar a los niños rebeldes y que en algunos lugares lo llamaban la danza de la madre. Una vez fuera de Arolanit continué mis pesquisas y descubrí­ que esta danza se realiza en otros lugares, y uno de sus nombres es la danza de Arachne Solara. Entonces me regocijé en grado sumo y me regalé con una copita de licor de hierbas, que calienta el ánimo y ruboriza el alma.

TinyPortal 1.6.3 © 2005-2019