Noticias e información de cine y televisión

Iniciado por Zub, Septiembre 17, 2010, 00:26:18

Kelemvor Freshbane


Un juego muy extraño. La única forma de ganar es no jugar. ¿Qué tal una partida de ajedrez?


Hace mucho tiempo, casi tres décadas atrás, hubo una pelí­cula que cambió el concepto en los más jóvenes de lo que una máquina, en este caso un ordenador, podí­a hacer. La figura del hacker representada en el universo de Hollywood, pura fantasí­a y nostalgia de una cinta que cambio la vida de muchos jóvenes (muchos se hicieron informáticos con el tiempo) y que aún hoy guarda el secreto de la fórmula de la década de los 80s. WarGames forma parte de ese conjunto de pelí­culas de aventuras únicas con un extra, el mundo de Internet, o mejor pre-internet (sin la web), ante los ojos de toda una joven generación.

Y es que la pelí­cula hoy (ni ayer) se podrí­a entender bajo el prisma de la realidad. David fue capaz el solito de poner en jaque al ordenador más avanzado del momento, la computadora W.O.P.R. del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Para colmo, lo conseguí­a a través de una conexión telefónica. Da igual, WarGames se abastecí­a de conceptos informáticos de la época para meter al espectador en un thriller tecnológico que mezclaba ciencia-ficción con el mejor cine de aventuras.

La Guerra Frí­a daba a pie a una trama que evocaba la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial en un momento en el que los más jóvenes inundaban las casas con sus primeros Spectrum, Commodore o Amiga, el éxito y la categorí­a de culto lo tení­a casi asegurado.



Pensemos que no habí­a Internet tal y como lo conocemos hoy pero aún así­ John Badham se las arregló para demostrarnos todo lo que se podí­a hacer, y en esencia no estaba nada mal encaminado. Algo parecido a Internet, el mundo de los videojuegos, tintes de thrilller polí­tico, aventuras, una extraña mezcla que resultó todo un clásico.

La pelí­cula se estrenó en 1983. Hace exactamente 28 años, casi tres décadas, desde que John Badham la dirigiera. El por aquel entonces jovencí­simo Matthew Broderick interpretarí­a el papel estelar de David, ese joven estudiante que estarí­a a punto de comenzar una Tercera Guerra Mundial de manera fortuita...

David es un joven conocedor de todo lo referente a la informática: se salta los más avanzados sistemas de seguridad, consigue los más sofisticados códigos secretos y entiende la informática como un juego. Pero el juego se complica cuando inconscientemente conecta su ordenador personal al del Departamento de Defensa americano, encargado del sistema de defensa nuclear, desencadenando una situación de peligro de proporciones incontrolables. Ayudado por su novia y por un "genio” de los ordenadores tendrá que luchar contra el tiempo y evitar el mayor conflicto mundial de todos los tiempos: la Tercera Guerra Mundial.


IMSAI 8080, el ordenador de David



Este fue el modelo utilizado por la producción del filme para conseguir que David pudiera entrar en contacto con el servicio de Inteligencia de Estados Unidos. Junto al modelo, un módem de acoplamiento acústico eran las únicas herramientas que necesitarí­a.

El modelo IMSAI 8080 fue lanzado en 1977 y fue uno de los primeros microcomputadores. Estaba basado en el Intel 8080 y el bus S-100. Era compatible con su principal competidor, el todaví­a más temprano Altair 8800 de MITS, en el cual fue inspirado. El IMSAI en gran parte se mira como el primer ordenador "clon”. IMSAI corrí­a con una versión modificada del sistema operativo CP/M llamado IMDOS.



Para aquellos fans del filme, el ordenador está valorado actualmente en más de 25.000 dólares, al menos ese será el precio de salida de la subasta que comenzará en Christie el próximo 24 de noviembre.

El decorado del NORAD fue en ese momento el más caro hasta la fecha. Costó 1 millón de dólares.

A finales de los 70, el procesador central NORAD se llamaba B.U.R.G.R., en la pelí­cula se llamaba W.O.P.R.

La frase mí­tica con la que abrimos el post se hizo célebre en la época. Claramente inspirada en la guerra frí­a.
El mismo año del estreno se lanzarí­a el videojuego de ColeVision para el Commodore 64 y el Atari de 8 bits.



Exigencias del guión desplazaron a la casa de Matthew Broderick las mí­ticas máquinas recreativas Galaga y Galaxian para que practicara una de las escenas. Aquí­ el joven "practicando” en una sala recreativa.



La pelí­cula está inspirada en DEFCON, juego en tiempo real creado por la empresa británica Introversion Software. El juego hace referencia a las guerras nucleares.
El ordenador que se usó para asaltar NORAD fue programado para que las palabras correctas apareciesen en la pantalla, sin importar las teclas que se estaban pulsando.
Para finalizar este pequeño homenaje por este clásico de los 80s, dos ví­deos. El primero se trata del trailer original de 1983. El segundo un ví­deo tributo al clásico con la pieza musical de fondo Diskette, de Simon Boswell (Hackers 3). Que la disfruten.






Ví­a | http://alt1040.com

Kelemvor Freshbane

Octubre 18, 2011, 00:16:38 #401 Ultima modificación: Octubre 18, 2011, 00:18:31 por Kelemvor Freshbane

Volverás Rockatansky, estás metido hasta el cuello...


A menudo cuando hablamos de listas sobre grandes obras de la ciencia ficción pocas veces aparece el filme que hoy tratamos. Post-apocalí­ptica, distópica, western o simplemente una pelí­cula de acción, quizá su propia temática haya acabado dejando de lado uno de los clásicos que se rodó a finales de las 70. Mad Max fue el inicio de la fulgurante carrera de Mel Gibson (fue su segunda pelí­cula), pero por encima de eso se trataba de una pesadilla única e impactante que nos hablaba de un futuro marcado por el caos.

Bajo el manto de una historia de venganza, esta primera parte que luego darí­a pie a toda una saga (cuenta con dos partes más y una cuarta para el 2012) contaba con un guión distinto a todo lo visto anteriormente. La propia mezcla que existí­a entre las bandas y el protagonista no dejan claro en ningún momento el futuro en el que nos encontramos.

Miller mezcló para la obra diferentes conceptos. Y es que con una estética ochentera, unos pocos miles de dólares, y un guión que giraba entre el spaghetti-western, una pelí­cula futurista y una road-movie, el resultado fue una cinta sorprendente. Quizá y en mi opinión, la segunda parte mejora esta primera, pero sin duda se trata de una de los filmes que dieron pie a otro tipo de cine con la llegada de la nueva década. De hecho junto a otro conjunto de directores australianos como Weir o Beresford, Miller y su saga trajo aire fresco al cine fantástico que se hací­a por entonces.



La pelí­cula se estrenó en 1979. Más de tres décadas desde que George Miller iniciara esta enorme saga que con el tiempo se ha conformado como una gran obra de culto y al personaje de Maxy su coche en un icono del género. Violenta y agresiva como pocas, el inicio del filme comenzaba con la muerte de Nightrider, lí­der de una banda violenta....

En un futuro posnuclear, Max Rockatansky, un policí­a encargado de la vigilancia de una autopista, tendrá que vérselas con unos criminales que actúan como vándalos, sembrando el pánico por las carreteras. Durante una persecución, Max acaba con Nightrider, el lí­der del violento grupo, el resto de la banda jura vengar su muerte...



La cinta costó 350.000 dólares consiguiendo una recaudación final de 100 millones de dólares en el mundo.

Se trataba de la segunda pelí­cula como actor de Mel Gibson, quizá por esa razón y el status que tení­a por aquel entonces, no se usó doble para las escenas de acción. En cambio, uno de los especialistas para una de las escenas de riesgo con otro actor acabó falleciendo. El fatí­dico accidente fue incluido en el metraje final.

Durante las audiciones para el papel de Max los productores dijeron que necesitaban a un tipo duro. Gibson se hizo una raja la noche anterior al casting tras una pelea. El final ya lo sabemos.

Mad Max, el tí­tulo de la pelí­cula, es un juego de palabras con el nombre del protagonista. Mad Max viene a ser una traducción similar muy libre de máxima locura.

El filme fue tan violento para la época que se prohibió en Suecia y en Francia lo clasificaron como X.

Imposible hablar de Mad Max y no comentar nada sobre le coche del protagonista, sueño de jóvenes y no tan niños. El Interceptor se trataba de un Ford Falcon XB con el motor modificado de 1974. Además, salió de una serie limitada del que únicamente se hicieron 1.000 unidades. Un clásico:



Incluso GTA San Andreas llevaba un Mod del coche...



El resto de vehí­culos de la pelí­cula sufrieron mil y un desperfectos durante el rodaje. De hecho, al finalizar fueron hasta 14 los vehí­culos que se habí­an destruido en las escenas de acción.

Miller dijo que la pelí­cula estaba inspirada en A Boy and His Dog (1975) aunque hay quien dice que existen similitudes con The Birds, de Hitchcock.

Debido a su procedencia australiana, la pelí­cula fue doblada al completo en Estados Unidos. La razón, acercar la pelí­cula al público del paí­s a través del acento estadounidense.

La furgoneta con la que da comienzo la cinta es del propio Miller. El hombre dirí­a más adelante que la sacrificó por la pelí­cula, lo cual fue un acierto.

Como toda obra de culto, Mad Max ha sido un fenómeno con diferentes apariciones en el tiempo. Aquí­ una pequeña muestra de su efecto:













Muchos de los comentarios de los Nightriders son un homenaje de Miller a AC/DC y el tema Rocker.

Debido al bajo presupuesto de la cinta, la mayorí­a de los coches son viejos modelos de la policí­a.

Para finalizar este pequeño homenaje a Mad Max, dos ví­deos. El primero es el trailer oficial de 1979. El segundo es un ví­deo tributo donde se muestran imágenes de las tres partes con el clásico de Tina Turner para la tercera parte, We Don’t Need Another Hero.






Ví­a | http://alt1040.com

Cyrus Balzack

Uff, llevo sin ver una peli de Mad max, hace por lo menos dos semanas xDDDD FUMUNGUSSSSSSSSSSSSS !!! ALBONDIGAAAAAAAAAAAAA !!!!
icon_truestory

Kelemvor Freshbane


MrOizo

Clásico olvidado... Es posible en cuanto a referencias de pelí­culas de ciencia ficción, ya que no entra de lleno en la categorí­a tí­pica.

Sin embargo, dudo mucho de que de todos los que hayamos visto la peli alguna vez, nos hayamos olvidado semejantes peliculones!   icon_truestory
Groobab, DM Troll de D&D nivel 51


EbaN de Pedralbes

Un peliculón e incluso las siguientes pelí­culas tienen un pase.
Fe en el Caos

MrOizo

La segunda está de puta madre en mi opinión, y la tercera tampoco estaba tan mal, con la Tina Turner y tal.
Groobab, DM Troll de D&D nivel 51


santos

Yo estoy con el Oizo la primera y segunda parte estan bastante bien,la tercera bajo un poco el nivel tanto de calidad como de violencia aún asi es disfrutable.

Winibilbo

Coincido en que la segunda es la mejor de las tres pelí­culas, ese zumbao del helicóptero, y sobre todo la persecución final.
bip.. bip... trutuitt...

Rey_Piccolo

esto me huele a gantz en live action... pero bueno a ver que tal. Si subis un link o algo le echare un ojo.

TinyPortal 1.6.3 © 2005-2019