Autor Tema: Ayudas para masters  (Leído 41412 veces)

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 42030
  • Come together, together as a one...
Ayudas para masters
« en: Diciembre 30, 2010, 12:45:11 »
La comunidad de aficionados del juego de rol de "Aventuras en la Marca del Este" no para de hacer más y más material, todo de una calidad impresionante como se demostró en la ficha que creó Javier Aumente y que hemos incluído en la segunda tirada del juego. En esta ocasión tenemos más fichas, en otro formato y a color, creadas por Logan y que las ha cedido para que todos los aficionados puedan disfrutar de ellas.

Estas nuevas fichas son específicas para cada uno de los personajes, con la ilustración de éstos y, a continuación os dejamos los enlaces para que podáis descargarlas y jugar con ellas.

Ficha del Guerrero

Ficha del Enano

Ficha del Elfo

Ficha del Clérigo

Ficha del Aventurero

Ficha del Ladrón

Ficha del Mago

Ficha del Halfling

Ficha del Paladín


Vía | www.holocubierta.com
« Última modificación: Mayo 10, 2015, 02:55:18 por Kelemvor Freshbane »



Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 42030
  • Come together, together as a one...
Re:Ayudas para masters
« Respuesta #1 en: Mayo 06, 2011, 01:09:41 »

Cómo ponerle fin a una campaña de rol.

Todas las cosas que existen, tienen que acabar en algún momento. Un pensamiento tan filosófico como demoledoramente cierto. Y es nuestra naturaleza de humanos la que nos engaña y nos hace creer que podemos eliminar el inexorable final de las cosas. Podemos verlo a diario, en muchos aspectos de nuestra sociedad, y el mayor ejemplo de ello es nuestro genuino miedo a la muerte. De esta idea tan temible y cierta podemos ir descendiendo hasta parar en lo que quiero contaros hoy.

¿Por qué es tan difícil?

Principalmente, por lo que hemos dicho al principio: por naturaleza, no nos gusta que las cosas se acaben. Lógicamente, estamos hablando de las cosas buenas y agradables, como puede ser una historia de esas que a veces construimos entre máster y jugadores, que duran semanas, meses… puede que años. Puede tratarse de la épica búsqueda de un artefacto o simplemente del conjunto de aventuras de un grupo que lleva junto desde nivel 1. Pero todos sabemos que, tarde o temprano, la búsqueda acaba, o llega el nivel 20, y las cosas llegan a su punto lógico en su transcurso: han de acabar. Pero, ¿qué hacer? Como decía Frodo al final de la película El Retorno del Rey:

¿Cómo se retoma el hilo de toda una vida?
¿Cómo seguir adelante cuando en tu corazón, empiezas a entender que no hay regreso posible,
que hay cosas que el tiempo no puede enmendar, aquellas que hieren muy dentro, que dejan cicatriz?


Y es que a veces la muerte no es el único fin posible en nuestros mundos de fantasía. Tu personaje puede haber muerto y resucitado varias veces, o haberse convertido en vampiro, o inmortal, o ser un semidiós. Pero puede llegar el día que, simplemente, haya llegado a ser tan poderoso que no sea jugable, o la crónica ha llegado a un punto en el cual el camino ha finalizado, y no queda más que la despedida y el cierre.

¿Recordáis Lost, esa maravillosa serie acerca de unos náufragos que nunca se despeinaban en una extraña isla no desierta? Todo el mundo vivió con emoción e intriga las tribulaciones de Jack Shepard y compañía, preguntándose, llegado un momento, cómo podrían darle fin a aquella complicadísima trama. Pues bien, este es un gran ejemplo de lo que NO hay que hacer. Visto desde diferentes ópticas es muy mala idea. Empezando por la artística; una de las máximas del cine (o la imagen en movimiento más en general) es que cualquier obra debe tener un clímax final,  que después de este, no se debe bajar, sino acabar. Si, continuamente, estamos llegando más y más alto en nuestra historia, llegará un momento en que la trama sea insostenible y no haya ninguna manera de darle un final digno. El mayor enemigo del creador de historias es la improvisación mal entendida. Demasiadas veces, cuando dirigimos nuestras partidas, a algún personaje se le ocurre una idea magnífica de cómo avanzar en la trama, mucho mejor que la que se te ocurrió a ti, en tu momento, cuando la pensaste o la escribiste. Y más a menudo de lo que parece, esa idea es como una pieza de dominó que arrastra con ella el resto de lo que habías pensado más adelante. Es como lo que se dice de las mentiras, que una vez que empiezas, no puedes acabar, y siempre van a más. Dicho todo esto, el consejo sobre el que centro esta entrada es el siguiente: si queréis crear una crónica que sea recordada siempre que os juntéis tú y tus amigos, de esas de las que siempre se cuentan batallitas y a las que citan en foros o blogs, escribid o tened siempre en mente lo más importante de una historia: su final.

Cómo confeccionar un final

Técnicas hay muchas, y esto no pretende ser un tratado de formas y modos, principalmente porque no estoy dotado de los conocimientos para hacerlo, pero lo que sí puedo hacer, como siempre, es daros mis consejos favoritos acerca del tema.

Ya hemos dicho que nuestro mayor enemigo es la improvisación mal entendida. Me gusta recalcar lo de “mal entendida”, puesto que la improvisación por sí misma es una herramienta maravillosa e infinita. Tanto, que puede ser mal utilizada. Aquel que tenga una gran capacidad de improvisación tiene un gran poder, y todos sabemos que ello conlleva una gran responsabilidad. Por eso, hay ciertas normas que hasta el más descuidado de los másteres debe respetar para dirigir una partida memorable.

La primera de ellas se basa en la preparación. Prepararse una partida es un tema tan complejo que merece su propia entrada, pero en lo que respecta a nuestro tema de hoy, el buen máster debe dedicarle una parte de su tiempo a dejarse claro a sí mismo cómo termina la historia que quiere contar. Sí, esto es empezar por el final, la casa por el tejado, vender la piel antes de cazar al rancor… pero en nuestro caso, es lo correcto, como si crear una crónica fuese como embotellar vino reanual. Ya sea escribiéndolo, pensándolo en el metro mientras llegas a casa de tu colega antes de la partida. Por ejemplo: “en mi historia, los personajes acaban siendo reyes de Aquilonia”, “esta crónica trata de cómo unos aventureros derrocan al Emperador Palpatine” o “es una sucesión de batallas y conspiraciones para descubrir que la Iglesia está cimentada en una gran y peligrosa mentira”. Una vez que tienes esta idea, puedes construir todo lo demás, desde las líneas más gruesas de la trama a los detalles menos llamativos, que son otros temas que hoy no vienen a cuento. Ahora, lo más importante de todo es mantener nuestra idea en la cabeza. Puede que sea una idea genial que los jugadores piensen que debe ser lo más convertirse en rey de Estigia, pero recuerda que tú no querías contar esa historia, y tu trabajo como creador de historias es trabajar en base a eso. No quiero decir que tengas que obligar a los jugadores a seguir “tu guión”, pero se supone que tú has decidido ya un camino y has previsto ciertas historias durante su recorrido. Estas historias pueden no tener sentido si, de pronto, la meta está en otro lugar.



Una vez que tu final está encarrilado, después de diez, veinte o cien sesiones de juego, llega el momento de destaparlo y prender fuego a la traca final. Este es un momento delicado, y a veces nos resistimos a dar el paso y poner punto y final. Pero, como dijimos al principio, todo debe tener un final.

Apagar e irse

No hay una forma única de terminar una historia. Puede tener un final abierto o cerrado, ser trágico o triunfal, épico o decadente; un final protagonizado por los PJ’s o uno estilo Deus ex Machina. En definitiva, como a ti te guste. Lo importante no es el qué, sino el cómo y, en menor medida, el cuándo. Un final, aunque sea el final de siempre, si está bien contado, y ha llegado en el momento que tenía que llegar, será uno de esos finales en los que los espectadores se quedan hasta que terminan los créditos.

Una de las técnicas más efectivas es que el final sea inesperado. A veces nos ocurre que vamos adelantando y dando señales de que la cosa está llegando a su fin; otras veces es inevitable que los jugadores se den cuenta de que se trata de la batalla final o que al menos se están acercando a ella. En cualquier caso, cuanto menos parezca que quieres acabar con la historia porque a ésta le ha llegado ese punto exacto en el que hay que hacerlo , mejor. Los giros argumentales o la finalización de escenas de modos inusuales son las formas más sencillas de introducir la componente sorpresa en nuestros capítulos finales.

Menos usual, pero potencialmente memorable, es darle un fin claro y ligeramente prolongado a la historia, lo que todos conocemos como epílogo.  En él, los jugadores ya saben que todo ha terminado. El señor del Mal ha sido destruido, han sido rescatados de la isla o los forajidos han sido ahorcados y enterrados. Y ahora, ¿qué? Llega el momento de las despedidas, del qué será de nosotros ahora, de esa sensación de vacío ante la certeza de que el tiempo de aventuras ha llegado a su fin. Esa idea que antes cité del hobbit que regresa a la Comarca después de haber salvado el mundo.



Un final que personalmente me encanta, es el final abierto. A veces, simplemente porque entre los amigos decidimos que vamos a cambiar de juego o por cualquier otro motivo, la historia se termina antes de que una retirada de los personajes sea lógica, o sin que el mundo aún no haya sido salvado del todo. Ante eso, lo único que podemos hacer es darle un final digno al trabajo que le hemos dedicado a la crónica, y este puede ser un final en el que los jugadores no saben muy bien qué ha ocurrido, no están seguros de si sus personajes siguen vivos, o dónde los ha llevado ese portal mágico. Quizá, con el tiempo, quieran volver a retomar esa crónica en la que nunca supieron qué pasó.

Y, para acabar…

Si has narrado un final verdaderamente memorable, todos recordaréis con cariño aquellas historias y aquellos personajes que la protagonizaron. Aunque ya no juguéis con ellos, estarán ahí en la memoria, incluso quizá un día se encuentre con tu nuevo personaje, ahora convertido en posadero, rey o presidente de la República.

Os invito a que nos contéis algún final de crónica del que tengáis buen recuerdo, y que opinéis si estáis de acuerdo conmigo en que las mejores historias son esas que, al final, acaban.


Fin


Vía | www.encuentrosaleatorios.com

Desconectado MrOizo

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 11252
  • Sexo en Ankh-Morpork Me Gusta!
Re:Ayudas para masters
« Respuesta #2 en: Julio 24, 2011, 20:30:50 »
Hmm, me sé de unos cuantos jugadores que probablemente me joderían cualquier final, mientras me miran con un  icon_trollface de oreja a oreja. En plan lo de que, si el final es ser reyes de Aquilonia, cuando fuesen ofrecidos ser reyes, estos serían capaces de decir "Naaah!" y obligarme a cambiar el final en el último momento.

Malditos!  icon_fuckoff
Groobab, DM Troll de D&D nivel 51


Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 42030
  • Come together, together as a one...

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 42030
  • Come together, together as a one...
Re:Ayudas para masters
« Respuesta #4 en: Octubre 21, 2012, 04:40:09 »

Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 42030
  • Come together, together as a one...
Re:Ayudas para masters
« Respuesta #5 en: Diciembre 28, 2012, 03:37:37 »

Desconectado MrOizo

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 11252
  • Sexo en Ankh-Morpork Me Gusta!
Re:Ayudas para masters
« Respuesta #6 en: Diciembre 28, 2012, 13:46:23 »
Perfil de Taberna: El Leviatán Varado

Quote (selected)
Nuncainvierno
  icon_desprecio

La aventurilla no es del todo mala, aunque le falta algo de chicha. Y hay cosas que no tienen mucho sentido.
Groobab, DM Troll de D&D nivel 51


Desconectado Kelemvor Freshbane

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 42030
  • Come together, together as a one...
Re:Ayudas para masters
« Respuesta #7 en: Diciembre 28, 2012, 15:10:19 »
Es una aventura o o solo la descripcion de la posada?

Enviado desde mi GT-I9100G usando Tapatalk 2


Desconectado MrOizo

  • Administrador
  • *
  • Mensajes: 11252
  • Sexo en Ankh-Morpork Me Gusta!
Re:Ayudas para masters
« Respuesta #8 en: Diciembre 28, 2012, 17:21:45 »
Hombre, un modulo no es, desde luego. Aunque por lo leido da pie a convertirse en una aventurilla. Ya sabes, mandar al tipico grupo de jugadores sin escrupulos que hagan una masacre en el barco y le prendan fuego. Esas cosas  icon_lol
Groobab, DM Troll de D&D nivel 51


Desconectado EbaN de Pedralbes

  • Hombre Lobo
  • *
  • Mensajes: 7311
  • Fe en el Caos
Fe en el Caos